Skip to content

Cosecha y almacenamiento de calabazas: consejos sobre el tiempo de cosecha y conservación

27 de octubre de 2020

Después del cultivo, surge la pregunta de cómo y cuándo cosechar calabazas. Le mostraremos cómo conservar las calabazas congelándolas y encurtiéndolas.

La calabaza (Cucurbita) es muy popular en el jardín y se puede utilizar de muchas formas. Las plantas anuales de calabaza están muy extendidas y suelen producir altos rendimientos. Para que todo salga bien al final de la temporada, la cosecha y el almacenamiento de la calabaza son cruciales. Durante los meses de invierno, las calabazas pueden servir como decoración de Halloween o, por supuesto, para comer. Los siguientes consejos le ayudarán a cosechar y almacenar calabazas correctamente.

A continuación, descubrirá todo sobre el momento adecuado para cosechar la calabaza y le mostraremos por qué puede ser útil dejar madurar la calabaza después de la cosecha.

Cosechando la calabaza: ¿cuando es tiempo de cosecha?

Dependiendo de la variedad, la época de siembra y el clima, la época de cosecha es a finales del verano y en otoño. La maduración comienza a mediados de agosto como muy pronto, pero la mayoría de las calabazas se cosechan de septiembre a octubre. En cualquier caso, conviene recolectarlo antes de las primeras heladas. Para saber si una calabaza está madura para la cosecha, uno debe buscar estos signos.

¿Qué características muestran que la calabaza está madura?

  • Intenso color de fruta, fácil de reconocer especialmente en variedades de color rojo anaranjado como Hokkaido
  • Mango leñoso y seco
  • Las hojas mueren
  • No es posible rayar la cáscara con una uña
  • Sonido hueco al golpear la fruta (¡no se aplica a todos los tipos!)

Si todos los signos son correctos, la calabaza se puede cosechar. Lo mejor es usar un cuchillo afilado para esto y cortarlo por el mango. Asegúrese de que la calabaza no se dañe durante la cosecha para que pueda madurar y almacenarse más tarde. En tiempo seco, tiene sentido dejar que la calabaza se seque al aire libre durante unos días.

Calabaza de nuez moscada cosechada 'Mini Musk'
La recolección se realiza con un cuchillo afilado o unas tijeras, como ocurre con esta calabaza con nuez moscada ‘Mini Musk’

Deja que madure la calabaza

Después de la cosecha, la mayor parte del cultivo está terminado; la calabaza ahora se puede comer o procesar de otra manera. Sin embargo, es mejor dejarlo madurar un rato. La razón de esto es que el sabor mejora a medida que madura. Además, la capacidad de germinación de las semillas de calabaza aumenta y estas se pueden reutilizar fácilmente para sembrar en el próximo año. El tallo también se seca a medida que madura: esto significa que la fruta está mejor protegida contra infecciones y se puede almacenar por más tiempo.

Se recomienda un lugar ligero y seco para la posterior maduración de la calabaza. Lo ideal es que las calabazas permanezcan allí a 20 ° C durante unas tres semanas. También se debe asegurar que se coloquen sobre una superficie seca como madera o cartón y que se les dé la vuelta con regularidad. Después de este proceso, el sabor de la calabaza mejora y se puede procesar bien en la cocina.

propina: Para que la planta de calabaza produzca una rica cosecha, el suministro de nutrientes de la planta es particularmente importante. Si plantas tu calabaza con un abono orgánico como el nuestro Abono orgánico de tomate Plantura Dotado de efectos orgánicos a largo plazo, se ve recompensado posteriormente con una rica cosecha con un gran sabor.

Abono orgánico de tomate Plantura

Abono orgánico de tomate Plantura

Cosecha de calabaza con abono orgánico de tomate Plantura
Nuestro fertilizante de tomate orgánico Plantura proporciona a la calabaza todos los nutrientes importantes y, por lo tanto, garantiza una rica cosecha.

Guarda y conserva la calabaza

Con una buena cosecha, es posible que queden más verduras de las que se pueden usar para comer o tallar calabazas. Lo bueno de la calabaza: si se almacena correctamente, se puede conservar durante meses. Los siguientes consejos y métodos ayudarán a almacenar la calabaza durante el invierno.

Guarda la calabaza correctamente

Con el almacenamiento adecuado y la variedad de calabaza adecuada, las verduras se pueden almacenar hasta por seis meses. Se recomienda un lugar seco y oscuro donde la temperatura no sea demasiado alta para almacenar la calabaza. Idealmente, esto es 12-15 ° C. Las temperaturas por debajo de esto pueden dañar la calabaza ya que la fruta se pudrirá más rápidamente. Las temperaturas superiores a 15 ° C, por otro lado, tienen un efecto negativo a largo plazo en el sabor.

También es particularmente importante que se elija un lugar aireado, porque una humedad demasiado alta puede conducir a la formación de condensación en la cáscara, lo que a su vez favorece la pudrición. Las redes o cajas de madera son adecuadas para almacenar calabazas. Al igual que con la posmaduración, es importante que no haya puntos de presión.

¿Cómo se almacenan correctamente las calabazas?

  • Lugar de almacenamiento seco y oscuro (por ejemplo, bodega)
  • Temperatura entre 12 y 15 ° C
  • Espacio aireado (por ejemplo, red o caja de madera)
Calabazas en cajas de madera
Las cajas de madera son ideales para el almacenamiento. [Foto: Liudmila Fadzeyeva/ Shutterstock.com]

Conservar la calabaza

Además del almacenamiento clásico en un lugar fresco, también existe la opción de hacer que la calabaza sea duradera por períodos de tiempo más largos. Para ello, la cosecha se congela, hierve, encurtida o seca. Puede averiguar cómo funciona cada método a continuación.

Congelar la calabaza

Congelar la calabaza es una forma maravillosa de almacenarla durante un período de tiempo prolongado. Esto significa que se puede conservar de 4 a 6 meses y se puede utilizar para cocinar según sea necesario. La ventaja: también puedes tomar porciones más pequeñas congelando. Hay varias formas de congelar calabazas. Dependiendo del uso previsto, puede cortar trozos individuales en trozos pequeños o congelar la calabaza como un puré.

Si la calabaza debe ser chamuscada o horneada para hervir, lo más lógico es congelar las piezas crudas. Para ello, se corta la calabaza en trozos y se quita el tallo y las pepitas de calabaza. Estos también se pueden freír o utilizar para sembrar el próximo año. Las calabazas de Hokkaido son las únicas calabazas cuya piel también se come. Con este tipo de calabaza, la cáscara puede quedarse, con todas las demás, la calabaza debe pelarse previamente. Después de cortar, la calabaza en rodajas se coloca en un recipiente adecuado y se coloca en el congelador.

Si la calabaza se va a convertir en sopa más tarde, se puede hacer puré de antemano. La calabaza se ahueca previamente y se quitan las semillas y el tallo. Dependiendo de la variedad, también se debe quitar la piel. Luego se cuece la calabaza al vapor en una cacerola con un poco de agua durante unos 20 minutos y luego se hace puré. El mosto terminado ahora se puede llenar en contenedores y congelar. Este método permite que la sopa se prepare rápidamente si es necesario.

Reducir la calabaza

Además de congelar la calabaza, la conservación en frascos también es una buena forma de almacenar la calabaza en pequeñas porciones. Conservar es bastante sencillo y puedes usar la calabaza en escabeche durante mucho tiempo.

Calabaza cortada en cubos
Los cubos de calabaza se pueden poner en frascos de conservación para su conservación. [Foto: ORLIO/ Shutterstock.com]

Las siguientes instrucciones para hervir se refieren a aproximadamente 1 kg de calabaza, que es aproximadamente equivalente a una calabaza de Hokkaido de tamaño mediano. Dependiendo de la cantidad de calabaza, también se deben ajustar los demás ingredientes.

¿Cómo se cocina correctamente la calabaza?

  1. Lave bien los frascos de conserva con lavavajillas y hiérvalos brevemente en agua caliente (es importante que los frascos no estén dañados y estén bien apretados).
  2. Ahueca la calabaza, quita el tallo y las semillas de calabaza. Pele la calabaza (la excepción es la calabaza de Hokkaido). Luego córtelo en cubos.
  3. Calentar 500 ml de agua con un poco de vinagre y una pizca de sal.
  4. Pon los cubos de calabaza en los frascos limpios. Dependiendo de su gusto, puede agregar especias como hojas de laurel, mostaza, canela o guindilla al vaso. Los trozos de calabaza se pueden presionar ligeramente.
  5. Llena el vaso con la mezcla de agua, vinagre y sal con los trozos de calabaza casi hasta arriba.
  6. Los frascos se cierran ahora y se hierven en el horno a 200 ° C durante aproximadamente media hora. Los vasos deben reposar en un baño de agua de unos centímetros de altura.
  7. Después de hervir, apague el horno y deje reposar los vasos durante unas horas para que se enfríen.

Al final, la calabaza está completamente hervida y se puede almacenar en un lugar oscuro y fresco durante varios años.

Encurtir la calabaza

Encurtir la calabaza es incluso más rápido que hervirla. Pero no dura tanto. Una preparación popular es la calabaza en escabeche agridulce.

Para 1 kg de calabaza necesitarás:

  • 200 ml de agua
  • 250 ml de vinagre de vino blanco
  • 250 gramos de azúcar
  • 4-5 dientes
  • 2 chiles
  • 2 ramas de canela
  • Cáscara de limón rallada
La calabaza se ahueca con una cuchara.
Primero que nada, hay que vaciar la calabaza. [Foto: danshanin/ Shutterstock.com]

Todos los ingredientes, excepto la calabaza, se hierven primero juntos en una cacerola. La calabaza se pela (excepto la calabaza de Hokkaido), se ahueca, se pica y se corta en cubos. Los trozos de calabaza se añaden al caldo hirviendo y se cuecen unos minutos. Luego se quitan los cubos de calabaza y se vierten en frascos para conservas que se han hervido previamente. Finalmente, vierte la infusión caliente sobre la calabaza y cierra la tapa. La calabaza también se puede condimentar con otros ingredientes si lo desea.

Secando la calabaza

Probablemente todos hayan tenido esta experiencia antes: tallas una calabaza de Halloween y la usas como una decoración espeluznante, pero desafortunadamente después de unos días la calabaza ya está podrida y colapsando. Para evitar exactamente eso, vale la pena secar la calabaza. Las calabazas más grandes y las decorativas son ideales para esto.

Deberías tomarte tu tiempo para secar una calabaza. Pueden pasar de 6 a 12 meses hasta entonces. Para evitar la infección por hongos o bacterias, especialmente al principio, la calabaza debe lavarse cuidadosamente con agua tibia y jabón. Luego debes enjuagarlo brevemente con agua normal y secarlo con una toalla. Entonces comienza el secado real. Para ello, la calabaza se coloca al aire libre en un lugar fresco y seco, preferiblemente con un alto nivel de circulación de aire.

Para evitar puntos de presión, la calabaza debe darse la vuelta de vez en cuando. También es importante asegurarse de que las áreas podridas se raspen con cuidado. Con estas instrucciones y un poco de suerte, el secado de la calabaza irá bien y el año que viene las calabazas de Halloween se mantendrán mucho más tiempo como decoración. Dependiendo del tamaño de la calabaza, el secado puede llevar de 6 meses a un año.

Entradas relacionadas con huerto

[pt_view id=»c7f2991aj3″]