Enfermedades de las rosas: reconocer y combatir los síntomas

Desafortunadamente, las rosas a menudo pueden sufrir numerosas enfermedades y plagas. Por tanto, aquí te mostramos cómo reconocer los síntomas de la enfermedad y cómo se pueden combatir con remedios naturales.

Planta de rosa enferma
Las rosas pueden sufrir numerosas enfermedades y plagas. [Foto: Bunina Darya/ Shutterstock.com]

Las rosas (Rosa) tienen altas exigencias en cuanto a su ubicación y mantenimiento, por tanto, si algo no encaja, incluso la variedad de rosa más robusta puede enfermarse y las manchas negras o una capa blanquecina en las hojas suelen ser los primeros signos de una enfermedad fúngica. Siendo entonces algunas plagas como los pulgones, cigarras y similares quienes se reproducen rápidamente y en ocasiones pueden causar grandes daños a las rosas.

Es por ello, que para asegurarte de que tus rosas se mantengan saludables y puedan producir muchas flores hermosas, es importante reaccionar rápida y correctamente. En este artículo te explicaremos cómo puedes identificar enfermedades y plagas en las rosas y cómo combatirlas con éxito.

Las enfermedades más comunes de las rosas 

Las enfermedades fúngicas a menudo afectan a las rosas en condiciones de humedad. La decoloración de las hojas puede, a su vez, indicar una falta de nutrientes. Con algunos ejemplos, le explicaremos cómo puede identificar y combatir con éxito las enfermedades de las rosas.

Hollín en rosas
Las manchas negras en las hojas son una indicación de una enfermedad fúngica. [Foto: Lertwit Sasipreyajun/ Shutterstock.com]

Reconoce y combate el hollín en las rosas

Si descubres manchas de color negro grisáceo en combinación con una decoloración amarillenta en las hojas de su rosa, probablemente esté lidiando con una infección con mildiú hollín, que también se conoce como enfermedad de las manchas negras. Esta enfermedad fúngica común ocurre solo en rosas.

El hongo causante del tubo Diplocarpon rosae se multiplica especialmente rápido en tiempo húmedo con temperaturas superiores a 15 ° C. Por lo tanto, las hojas y partes de plantas infectadas individuales deben eliminarse lo antes posible junto con los desechos residuales.

Además, también se pueden tratar rosas muy infestadas con fungicidas para que así las plantas no pierdan todas sus hojas.

Rosa con hollín negro
Las manchas negras con decoloración amarilla son típicas de las manchas de hollín. [Foto: matunka/ Shutterstock.com]

Reconocer, prevenir y controlar el mildiú polvoroso en las rosas

Dos enfermedades fúngicas diferentes se conocen coloquialmente como mildiú polvoroso. La primera es el moho polvoriento en la rosa (Podosphaera pannosa) el cual se puede reconocer por su típica capa similar a harina en la parte superior de la hoja, así como por los brotes y yemas. Mientras que la segunda, son los hongos de mildiú velloso (Peronosporales) los cuales a su vez forman manchas de color púrpura oscuro y provocan una rápida caída de las hojas. En ambos casos, debe reaccionar rápidamente para evitar una mayor propagación.

LEER  Tableros azules: tableros de cola azul para el control de insectos
Moho polvoriento en rosas
Una capa similar a la harina en la parte superior de la hoja es un signo de mildiú polvoriento. [Foto: Paul Maguire/ Shutterstock.com]

En tiendas especializadas se encuentran disponibles diversos productos fitosanitarios para el tratamiento del mildiú polvoroso y el mildiú velloso. También pueden utilizarse remedios caseros como leche o levadura en polvo contra el mildiú polvoriento. Además, al comprar nuevas rosas, la elección de la variedad también puede contribuir significativamente a la prevención de enfermedades fúngicas.

Por tanto, le recomendamos que tenga cuidado con las variedades resistentes para reducir la necesidad de pesticidas. Si una rosa ha sido reconocida por el examen general alemán de novedad de rosas (ADR), puede suponer que esta rosa es resistente a las enfermedades fúngicas.

Moho velloso en rosas
El mildiú velloso se puede identificar por manchas oscuras en la parte superior de la hoja. [Foto: Manfred Ruckszio/ Shutterstock.com]

Detectar y combatir la roya de las rosas

Puede reconocer la infestación de la roya de la rosa por las manchas de color rojo amarillento en la parte superior de la hoja que le salen. Más tarde, también aparecen pústulas de color amarillo anaranjado del tamaño de un alfiler en la parte inferior de las hojas, que representan los lechos de esporas del patógeno.

Es por ello que, para evitar la propagación, lo ideal es retirar las hojas caídas debajo de la rosa en otoño y también asegurarse que las rosas se encuentren en un lugar soleado y aireado, ya que esto también ayuda a prevenir enfermedades fúngicas.

Rosa con óxido de rosa
Las manchas de color rojo amarillento en las hojas son características de la roya de la rosa. [Foto: I_life/ Shutterstock.com]

Reconocer y combatir la clorosis en rosas

La clorosis es una deficiencia del pigmento verde clorofila, por lo que la hoja se vuelve más clara y amarilla. Las causas de esto pueden ser muy diversas. Dado que la clorofila es vital para la planta, es importante que se reaccione rápidamente ante los primeros signos de clorosis.

Asimismo, la falta de calcio, nitrógeno, magnesio, boro o hierro, por ejemplo, hace que las hojas se pongan amarillas, por lo que, encontrar la causa correcta a veces no es fácil, especialmente porque la deficiencia no se puede remediar necesariamente con fertilización. Un ejemplo de ello es cuando el suelo tiene un valor de pH incorrecto o hay un desequilibrio de nutrientes. Sin embargo, estos son casos bastante especiales.

LEER  Compost: ¿Por qué cada jardinero debería crear el suyo?

Por lo tanto, si las hojas de su rosa en maceta muestran clorosis, agregar un fertilizante generalmente ayudará a compensar la falta de nutrientes; pero la fertilización excesiva también puede provocar clorosis.

Rosa con deficiencia nutricional
Las hojas aclaradas con venas de color oscuro indican deficiencia de nutrientes. [Foto: Maren Winter/ Shutterstock.com]

Por cierto, para evitar una deficiencia causada por un valor de pH incorrecto o un desequilibrio de nutrientes en el suelo, lo mejor es simplemente usar un fertilizante principalmente orgánico, ya que este no afecta el valor del pH y contiene todos los nutrientes relevantes en la proporción correcta.

Las plagas de rosas más comunes

Desafortunadamente, las rosas tampoco son inmunes a las plagas. A continuación, explicaremos cómo puede encontrar a los culpables y combatirlos con éxito.

Lucha contra los pulgones de la rosa

El pulgón de la rosa (Macrosiphum rosae) es uno de los parásitos más famosos de estas flores. Tienen aproximadamente el tamaño de la cabeza de un alfiler y viene en las variantes de color verde o rojo amarillento. Asimismo, el pulgón de la rosa se asienta preferiblemente sobre brotes y capullos jóvenes y chupa la savia azucarada del floema de la rosa.

Pulgones en rosas
A los pulgones les gusta especialmente atacar a las rosas. [Foto: Evtushkova Olga/ Shutterstock.com]

Por ahora, lo indicado es enjuagar la rosa con una fuerte presión de agua o limpiar los pulgones con un paño húmedo. Los agentes a base de aceite de neem, son particularmente efectivos.

Reconocer y combatir la avispa pétalo de rosa

En la avispa rosa (Caliora aethiops) las larvas representan las plagas reales. Los adultos son de color negro brillante con alas grises y alcanzan un tamaño de unos cinco milímetros, mientras que las hembras son las encargadas de poner sus huevos en el envés de la hoja a partir de mayo. Las larvas que eclosionan son verdes y amarillas en la parte inferior.

Estos solo comen la hoja verde en forma superficial. Si la infestación es grave, a menudo solo queda un esqueleto de la hoja. Por tanto, es indispensable eliminar los brotes afectados lo antes posible. Para ello, la poda regular en primavera ayuda a prevenir esto; así como los pesticidas biológicos basados ​​en aceite de neem pueden ayudar en etapas posteriores.

Larva de avispa rosa
El daño real lo hacen las larvas de la avispa pétalo de rosa. [Foto: Tomasz Klejdysz/ Shutterstock.com]

Reconocer y combatir la saltahojas de las rosas

La infestación con saltamontes (Edwardsiana rosae) se puede reconocer por las motas blancas en la parte superior de la hoja y en la parte inferior, probablemente encontrarás insectos diminutos de color verde claro que chupan la savia de las hojas. No te asustes si el movimiento de la hoja hace saltar las pequeñas cigarras.

LEER  Hormigas y pulgones: relación y forma de vida

Para evitar una infestación con saltamontes, debes elegir un lugar para su rosa que no esté expuesto a demasiada luz solar y asegurarse de que su planta reciba suficientes nutrientes.

Rosa con tolvas de hojas de rosa
Las motas blancas y los insectos de color verde claro a blanco indican tolvas de hojas de rosas. [Foto: Tomasz Klejdysz/ Shutterstock.com]

Reconocer y combatir la avispa pétalo de rosa

La avispa de pétalos de rosa (Filocolpa Blennocampa) es más fácil de reconocer por el patrón de daño distintivo, el cual se caracteriza por causar hojas enrolladas. La avispa en sí es bastante discreta con un tamaño de cuatro milímetros y sus síntomas ya son visibles en las regiones cálidas a partir de abril, de lo contrario a partir de mayo.

Por lo general, permanece con hojas individuales infectadas y no es necesario el control. Sin embargo, en el caso de una fuerte infestación, la planta se desfigura y las inhibiciones del crecimiento son visibles. La larva de la avispa pétalo de rosa se encuentra dentro del rodillo y migra al suelo en agosto, donde hiberna.

Rosa con avispas de pétalos de rosa
Las hojas muy rizadas son un claro signo de una infestación por la avispa rosa. [Foto: Maren Winter/ Shutterstock.com]

Para combatirlo y como medida preventiva, te recomendamos que quites las hojas infectadas incluida la oruga y los botes en los desechos residuales. Los pesticidas generalmente no tienen un buen efecto porque la oruga está bien protegida en el rollo de hojas.

Reconocer y combatir la avispa de las agallas de las rosas

Una infestación por la avispa rosada (Diplolepis rosae) es fácilmente reconocible porque las agallas son muy notorias, ya que estas suelen tener un tamaño de varios centímetros y se encuentran en la punta del brote. Los crecimientos de la bilis en forma de pelo, de color verde, amarillo o rojizo son muy típicos aquí. Desde finales de mayo, tales agallas pueden aparecer en las rosas.

La planta no sufrirá ningún daño significativo por una infestación, pero las agallas principalmente parecen poco atractivas y deben eliminarse lo antes posible para evitar que la plaga se propague.

Rosa con avispas de agallas rosas
Una infestación por la avispa de las agallas de las rosas se puede reconocer por las agallas llamativas. [Foto: Matauw/ Shutterstock.com]

La fertilización óptima es una base importante para las rosas resistentes.